viernes, 28 de octubre de 2011

Que llega un punto en el que te hartas, te  hartas de todo. Que te levantas tan feliz pero siempre tiene que estar ahi la puta niñita para joder.  Esque llega un momento en el que solo quieres salir corriendo y dejar todo atrás. Lloras de la impotencia, le pegas puñetazos  a la pared, estas borde con todo el mundo sin tener culpa y encima tiene  el morro ha decirte: ''¿Qué te pasa?'' tan inocente ella. Pero lo que nunca puedes hacer es derrumbarte porque  si no la niñita pensara que ha ganado y NUNCA le dejaré ganar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario